Gracias 2016

Gracias 2016

Querido blog,

El 2016 se está acabando y me gustaría hacerte una serie de reflexiones. Sobre lo que ha pasado, poco sobre lo que no ha pasado, lo que ha sido y lo que podría haber sido, lo que esperaba y lo que obtuve, lo que perseguí y alcancé o no.

Para hablar de este 2016 cojo también un poco de 2015, cuando aun no sabía que mi 2016 iba a tener más vida en el extranjero que en “casa” aunque mi casa ha pasado a ser ‘otra cosa’, sin un lugar fijo, o sí, pero no dónde los últimos 24 años.

Por la experiencia del año que dejamos atrás a pasado a estar al lado de una persona. Allí es donde está el hogar que imagino, allí donde voy es lo que me llevo. Voy con lo puesto, porque en un coche me cabe todo lo que es mío (Igual ahora ya no, pero sí en la primera mudanza). No sé dónde vaya mañana, no sé que voy a conseguir, lo que sí sé es quien estará a mi lado, esto me ha dado el 2016.

Lista de temas a tratar de este 2016

Haré una pequeña larga lista sobre todo lo que quiero hablar, aunque seguramente lo acabe agrupando:

  • Personas
  • Trabajo
  • Fútbol
  • Sentimientos
  • Emociones
  • Casa
  • Sueños
  • Promesas
  • Motivaciones
  • Amor
  • Familia
  • Amigos
  • Estudios
  • Marketing
  • Blog
  • Libro
  • Proyectos

 

Desarrollo de la lista del 2016

En primer lugar quiero empezar por dar las gracias por todo lo que tengo, he tenido y tendré. En muchos de los temas descritos en la lista anterior he sido afortunado, porque de todos ellos puedo contar algo, he vivido todo eso. Algunas temas para mejor, otros para peor.

El resumen de mi 2016 es el siguiente:

  • Después de 20 años jugando al fútbol y hacerlo los últimos 5 en 3a división – En 3 meses de competición me dieron la baja por encadenar dos lesiones seguidas. Rotura del menisco y rotura muscular del cuádriceps, y con amabilidad me ofrecían quedarme en el equipo sin cobrar. Algo que sin duda me quemó, me enfadó, despertó en mi sentimientos de odio e incluso de desánimo, PERO… El 2016 me enseñó a perdonar, a recapacitar, me sirvió para decirme a mi mismo que me recuperara, que mi futuro estaba lejos, lejos de donde siempre había estado y que ya nadie podía valorar. No firmaría con nadie, Inglaterra era mi destino, la cuna del fútbol es donde iba, allí es donde lo disfrutaría. Me enseñó una nueva cultura del fútbol, un nuevo ambiente, una nueva superfície, una filosofía diferente, en fin, me hizo CRECER y me hizo más fuerte. Gracias fútbol, gracias 2016.
  • Dejé el trabajo en la Agencia de Marketing, porque supongo que en todo el cúmulo de trabajo mostrado y resultado recogido había una diferencia abismal. No conseguía de ninguna manera ubicarme y por mucho que quisiera por mucho que me gustara no le daba y tampoco me ofrecía lo que yo podía buscar. Así que cerrar esa puerta era también una nueva oportunidad, para extender las alas, para decir adiós, para buscar crecer y volver entonces más fuerte. A la semana de estar en Inglaterra, el Restaurante era nuestro nuevo oficio: aprender el idioma, poder conversar. La cosa con el segundo trabajo como camarero ha ido aun mejor: disponiendo las propinas, las horas y gestionando los gastos.
  • Salir de casa. Pasar de tener ingresos cómodos: fútbol, trabajo y arbitrar a volei y no ahorrar prácticamente nada a disponer de un solo trabajo y haber ahorrado cuatro veces más de lo que hice en España. Cuando tampoco tenía gastos aparentes y ahora hay una renta, unas facturas, una serie de obligaciones a las que hacer frente- Gracias 2016 por también lo que me has enseñado ahí.
  • De necesitar mi familia las 24h del día, a saber que los tengo las 24h del día. Pasarme días cuando vivía en Barcelona que casi no les prestaba atención y a llamarles y hablar a conciencia 2-3 veces por semana. Hacer de cada bienvenida y cada despedida un momento único- Gracias 2016, que bien te has portado en eso también.
  • Los amigos que parece ser que siempre los he cuidado poco, pero los quiero. Poco los he visto pero en cada viaje de ida o de vuelta por parte de unos u otros tenemos cosas que contarnos. Las cosas no serán como antes, no exactamente, pero son. También las relaciones crecen y me has permitido 2016 a pesar de haber bajado solo 2 veces en todo el año, mantenerlos- Gracias 2016, ¡Menudo año me has dado!
  • Nunca en Barcelona me aventuré a lanzar mis proyectos o quererme valer por mi mismo y coger al toro por los cuernos, y mira en cambio, en la distancia, habiendo pagado un hosting, un alojamiento y una dirección web y estar aquí compartiendo lo que a mi buenamente me viene en gana para lo que yo buenamente quiera.- Muchas gracias 2016, a cada mes que ha pasado has ido a mejor

Pero a pesar de todo esto, el 2016 podría haber sido sin duda un año mejor. Me ha dejado muchísimas enseñanzas que he interiorizado, muchísimas lecturas de gente y entorno que me han llevado ser quien soy ahora. No sé si mejor de lo que era antes, no se si peor. Sin duda una nueva versión de mi mismo, al que se le viene un 2017 con curvas. Con muchas ideas, muchos sueños por realizar y también viajes porque no para descubrir.

Sé que este 2016 ha sido un año de cambios, un año de muchos vaivenes, muchas historias para aquí y para allí. Un año en el que me paro a pensar, reflexiono y ¡buah! Qué pasada. Ni en mis mejores sueños podría haber imaginado un 2016 así, y no quiero entrar a pensar en el 2017.

Pero sobretodo quiero dar gracias al 2016 por lo que me ha permitido avanzar. Después de todo uno se da cuenta que su vida sigue una dirección, todas las acciones, decisiones y pensamientos le llevan a un punto que está más cerca de su mañana. Un mañana que puede cambiar, siempre. Pero ahí está.

Si tuviera que pedirle algo a este 2017 sin duda le pediría que se fijara en su hermano 16 y me permitiera experimentar más de lo mismo, que vieramos juntos hacia donde van las cosas y ante todo aunque titubeemos, aunque dudemos, aunque vacilemos, sigamos ante todo AVANZANDO.

 

Porque la vida ante todo creo que es avanzar, es seguir, es progresar. Es aprender y perdonar. Enfadarse y rectificar. Es exaltarse y apaciguar. Es motivarse y fallar. Es levantarse y caer. Despertarse, es errar. Es tanto la vida que no se puede describir. Nos castiga y nos obsequia. Nos altera y nos amansa (como a las bestias). Somos sin lugar a dudas una caja de sorpresa, y los 365 días del año son el mejor marco sobre el que grabar cada una de nuestras acciones.

 

Así que sin hacerlo mucho más largo y en vista de que esta será una celebración que me mantendrá también lejos de casa. Gracias 2016 por todo lo que has hecho, bienvenido 2017!

 

Guillem

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *