Y al alba resurgir…

Días grises, días claros… con nubes, soleados. Hay días que no importa, no afecta. La batalla interior que libras: te consume, te encierra. Sientes la presión que la rutina alimenta y piensas… ¿En salir?, ¿A dónde?

Y vuelves a vestir la capa y convertirte en el héroe/en la heroína que siempre usabas para protegerte, fortalecerte, para salir a la batalla. Esos días que aun teniendo espada, sólo empuñas escudo.

Pero al llegar la noche… la luna nueva nada deja ver y te conviertes en ave fénix que de la cenizas de la oscura muerte renace. De la nada vienes, para en nada convertirte.

Ser la fuerza, empuñar la espada y punta de lanza, para salir de nuevo… Resurgir al alba.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *